Policía de Texas detiene y escolta a hombre afroamericano amarrado de una soga

  • El video y las fotografías de la detención un afroamericano por policías a caballo, en Texas, generó indignación en redes sociales, un caso calificado como ofensivo y racista.

Las críticas suscitadas por las imágenes de un hombre negro atado que es escoltado a pie por dos agentes de la policía montada de Galveston, Texas, en Estados Unido, obligó al jefe de la dependencia a pedir disculpas públicas, informan medios nacionales.

Aunque se trata de una técnica de detención que se practica en algunas instancias, creo que los agentes demostraron falta de criterio al no esperar a que llegara una patrulla al lugar donde se efectuó el arresto”, dijo en un comunicado de prensa Vernon Hale, jefe de la Policía de Galveston.

De acuerdo a Hale, los agentes P. Brosch y A. Smith detuvieron el pasado sábado a Donald Neely, de 43 años de edad, por invasión de propiedad privada, que es un cargo menor.

Tras el arresto, además de ser esposado, a Neely lo ataron y así fue trasladado hasta la estación policial más cercana por los dos agentes, quienes iban montados a caballo.

Un testigo que presenció el hecho registró el traslado del detenido por los dos oficiales de la policía montada en un video que fue ampliamente difundido en las redes sociales y desató las críticas de ciudadanos y grupos civiles.

Quiero disculparme con el señor Neely por esta vergonzosa acción que era innecesaria. Mis agentes actuaron sin mala intención durante el arresto, y es por eso que hemos decidido cambios al reglamento para dejar de usar esa modalidad”, señaló Hale, quien no informó de medidas disciplinarias contra los oficiales.

Grupos como la Liga Antidifamación (ADL, en inglés) condenaron el hecho al que calificaron como ofensivo y que además remitió “a la esclavitud” en momentos críticos como el que enfrenta el país en la actualidad.

La lealtad y la legitimidad son vitales para las fuerzas del orden que deben proteger a aquellos a los que juraron defender. Las imágenes son perturbadoras y ofensivas”, condenó Gail Glasser, director regional de ADL.

El presidente de la filial de Houston de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), James Douglas, se sumó a las críticas al señalar que “estamos en el año 2019 y no en 1819“.

Aunque me satisface saber que el jefe de la Policía ha reconocido que sus agentes demostraron no tener buen criterio, también expone deficiencias en el entrenamiento de estos oficiales”, dijo Douglas, según información del diario Houston Chronicle.

Deja un comentario