No hay rastro de la fortuna del Chapo

  • Por ninguna parte se sabe dónde se pueda encontrar la fortuna del Chapo, hasta ahora no se ha localizado ninguna empresa o propiedad que se presume acumuló Joaquín Guzmán Loera

Incluido en las listas de Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo y a pesar de que al concluir el juicio en su contra en una corte de Nueva York su fortuna por el tráfico de drogas se calculó en 12 mil 666 millones de dólares, en concreto no existe ninguna empresa o propiedad a su nombre, a nombre de su familia o de prestanombres y la millonaria suma que se presume acumuló y de la que Estados Unidos y México intentan apropiarse no aparece por ninguna parte, en realidad, Joaquín El Chapo Guzmán es dueño de nada, apenas unas cuantas joyas y armas.

Según una consulta del semanario Proceso en los archivos en línea de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) existen 257 empresas en México, Sudamérica y Europa con las que el Cártel de Sinaloa opera sus recursos financieros pero en ninguna aparece como propietario o accionista El Chapo Guzmán, tampoco sus familiares o prestanombres.

“Guzmán Loera es el presunto líder de una empresa criminal multinacional multimillonaria que canalizó drogas a nuestras calles y violencia y miseria a nuestras comunidades”, dijo el miércoles 17 de julio la fiscal general interina Sally Yates en un comunicado difundido tras haberse dado a conocer la sentencia y la intención de recuperar sus bienes.

En los documentos de la OFAC, El Chapo Guzmán sólo aparece de manera indirecta relacionado con algunos bienes. Nunca como propietario, lo que sí sucede con otros narcotraficantes, como Ismael El Mayo Zambada, Rafael Caro Quintero y Juan José Esparragoza, El Azul, quienes han invertido en empresas que lo mismo se dedican al transporte aéreo que a la administración de balnearios, desarrollos inmobiliarios, gasolinerías, bancos e incluso una fábrica de juguetes.

“Vamos a tener que llegar a una negociación al final en la recuperación de los activos. México no se va a poder quedar con todos, pero Estados Unidos tampoco”, dijo Marcelo Ebrard, luego de una reunión con Mike Pompeo, jefe del estadunidense Departamento de Estado.

Para intervenir, el gobierno mexicano propuso la creación de una “comisión binacional” con el propósito de buscar los recursos.

Juan José Esparragoza, El Azul –de estar vivo– posee una fortuna dentro de los líderes del Cártel de Sinaloa que están en libertad. Según la OFAC, su familia es dueña de tres exclusivos fraccionamientos en Culiacán y Guadalajara, así como restaurantes y al menos ocho gasolinerías.

Por ejemplo, las autoridades de Estados Unidos han detectado que en Jalisco posee tres desarrollos inmobiliarios de alta plusvalía: Provenza Residencial, Provenza Center y La Tijera Parque Industrial.

Rafael Caro Quintero en los ochenta fue capo del extinto Cártel de Guadalajara. Estuvo preso por el asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena y cumplió su condena. Según las autoridades de Estados Unidos ahora es integrante de la organización encabezada por El Mayo.

Las autoridades estadunidenses sostienen que, mediante una red de testaferros y familiares, el capo ha vuelto a asentarse en Guadalajara, donde actualmente posee las constructoras Grupo Fracsa y Dbardi y Grupo Constructor Segundo Milenio, S.A. de C.V.; así como el restaurante bar Barbaresco y el spa Hacienda Las Limas.

Al igual que El Azul, Caro es acusado de manejar la hacienda Las Limas o la empresa Sotogrande, mediante empresas tenedoras de inmuebles y desarrolladoras inmobiliarias.

Y al Mayo Zambada la OFAC lo ha señalado como dueño de empresas dedicadas al campo, la pesca, parques de diversiones o incluso guarderías, como: Producción Pesquera Doña Mariela, S.A. de C.V.; Nueva Atunera Tritón, S.A. de C.V.; y el Rancho Agrícola Ganadero los Mezquites, S.A. de C. V., entre otras propiedades. Con información de Proceso

Deja un comentario