Hispanos no quieren a Trump en El Paso, Texas

  • Lo culpan en parte de la tragedia por sus mensajes con alto contenido racista que han alentado a extremistas

La aflicción en la ciudad fronteriza de El Paso se incrementó el lunes al elevarse a 22 el número de muertes tras una masacre el fin de semana en un Walmart, una cifra superior al total de asesinatos anuales aquí hace apenas dos años.

La indignación también se iba incrementando, incluyendo hacia el presidente Donald Trump, que el lunes se dirigió a la nación por primera vez desde este ataque en Texas y otro en Ohio en los que fallecieron 31 personas en total y docenas más resultaron heridas. La posibilidad de que el mandatario visitara El Paso tras la tragedia generó nerviosismo entre algunos de sus residentes, que dijeron que él tiene la culpa en parte por sus palabras divisivas.

En declaraciones preparadas de antemano vertidas desde la Casa Blanca, Trump exhortó a la unidad al tiempo que culpó a las enfermedades mentales y a los juegos de video por lo sucedido. No mencionó la posibilidad de limitar las ventas de armas.

La representante demócrata Veronica Escobar afirmó claramente que el presidente no es bienvenido en El Paso. Beto O’Rourke, aspirante a la candidatura presidencial demócrata y ex congresista por la ciudad durante seis años, dijo también que Trump no debería venir.

“Este presidente, que ayudó a crear el odio que posibilitó la tragedia del sábado, no debería venir a El Paso. No necesitamos más d