Columna. Tragedia en Magic Town “Los encampañados del COVID-19” Por Andrés Salcido

Nada más lo que se ve….

Los encampañados

La actual Contingencia Sanitaria por el COVID-19 o coronavirus ha sido utilizada por los actuales gobiernos estatales (y el federal) para iniciar una fuerte campaña política, en cara al proceso electoral del 2021, y Baja California, no es la excepción. Al mero estilo tradicional, funcionarios de todas las delegaciones estatales y sectores de las administraciones municipales, buscan salir en la foto, mientras entregan unas despensas “básicas” que cabe destacar, no superan el valor de 80 o 100 pesos, que a una familia promedio de cinco integrantes, no le rendiría más de dos días mal comiendo.

Esta situación se ha aprovechado también para captar posibles votos en el sector de la industria, donde se ha puesto contra la espada y la pared a muchos pequeños y medianos empresarios, y es que deben decidir entre cerrar sus empresas por incumplir el decreto presidencial por la contingencia sanitaria del COVID-19, o bien, la segunda opción, cerrar por falta de producción. Al momento, la mayor parte de los comercios y PYMES se encuentran al borde del colapso, debido a que viven al día. Mientras en todos los medios escuchamos, vemos y leemos la decaída relación entre los grandes empresarios de México y Baja California con el Gobierno, se publican listas deudores al fisco por miles de millones de pesos, sonando grandes nombres como GRUPO SALINAS, GRUPO CARSO y empresas internacionales como Wal Mart, percibimos en esta escala que es solo demagogia ya que los afectados vienen a ser los emprendedores, las grandes empresas no han cerrado sus puertas, y lo podemos destacar en la empresa Elektra y Banco Azteca de Grupo Salinas que a nivel nacional mantienen abiertas sus puertas justificando ser esenciales por la entrega de apoyos del Gobierno y envío de remesas por parte de los paisanos que trabajan en el extranjero. Sin embargo las ventas en estos establecimientos siguen activadas, es el pequeño comercio, o al comercio informal al que se le han cerrado sus establecimientos, afectando miles de empleos en Baja California.

Por otra parte las despensas alimenticias que no son un regalo del Gobierno, sino que se han adquirido a través de un plan de emergencia pagado con los impuestos de todos los ciudadanos, se han transformado en la herramienta de empoderamiento político actual, y con una desorganización evidente se han echado la bolita para la entrega, mientras es la Secretaría de Bienestar Social la que en Baja California, coordina estas entregas, en Tecate, le dieron la facultad al Gobierno Municipal a través de DIF, en realidad no está mal ejercer y organizar estas entregas, ya que desde que inició esta contingencia, los empleados del Ayuntamiento de Tecate, trabajan en promedio dos o tres días a la semana ¿Cuánto dicen que tiene la Contingencia?   

El PRI nunca se fue

Si bien el Partido Revolucionario Institucional, grupo que durante décadas significara el Partido de Estado implementando con gran fuerza una estadía permanente en el poder, en las decisiones políticas y económicas de México y Baja California, así como la mayoría absoluta en las urnas cada seis o tres años de elección; perdió las elecciones de los pasados años 2018 y 2019, y sufrió una baja en sus afiliados, hasta disminuirse prácticamente a un Partido Satélite. Sin embargo, la institución persiste, y tal como lo hemos visto en algunos de sus spots y publicidad visual a través de anuncios espectaculares donde aseguran ¡VOLVEREMOS! Volverán, y aunque algunos lo toman como amenaza y otros pocos (muy pocos) como esperanza, es relevante afirmar que el PRI no volverá, porque la realidad es que nunca se fue.   

Tal es el caso de los funcionarios que actualmente forman parte del equipo del actual Gobernador Jaime Bonilla, en su mayoría, personas con formación priísta, funcionarios que durante su juventud lideraron el Frente Juvenil, que tuvieron su formación política en Escuela de Cuadros, que quizás durante un momento de proyección se declararon como “corriente crítica”; la cuna del actual presidente de la república, ellos ahora forman parte de la 4ta Transformación en Baja California, en su mayoría personajes que hace apenas cuatro años ondeaban la bandera priísta y que ahora cambian el estandarte tricolor, por uno marrón, pero s